MANEJO AGROECOLÓGICO DE PLAGAS

 2.1-Asociación de cultivos 

Asociación de cultivos  

La asociación de cultivos se define como la producción de dos o más cultivos en la misma superficie de terreno, con una mayor estabilidad de producción por área. Esta práctica agronómica reporta grandes beneficios en todos los sistemas productivos donde se establece y se cumplen los requerimientos técnicos que la misma demanda.

Requerimientos técnicos para desarrollar una buena asociación de cultivos: Proyectar el plan de asocio de cultivos que se seguirá durante todo el año en la instalación productiva. Determinación del cultivo principal. Subordinar todas las labores del cultivo secundario a las labores agrotécnicas del cultivo principal . Que el cultivo asociado tenga un porte diferente al cultivo principal. Asociar plantas de diferentes familias botánicas y que no sean susceptible a las mismas plagas y enfermedades. El ciclo de cosecha del cultivo asociado sea de menor duración que el cultivo principal.

 2.2.- Fabricación de bioplaguicidas de origen botánico

Fabricación de bioplaguicidas de origen botánico

Los productos naturales para el combate de plagas agrícolas, en la actualidad y en el futuro constituyen una herramienta importante dentro la agricultura orgánica, pues ha sido una práctica frecuente del conocimiento tradicional de campesinos y productores, hacer uso de extractos acuosos a partir de desechos de la cosecha del plantas y otras partes de plantas de especies botánicas para asperjar sus cultivos con la finalidad de eliminar el ataque de insectos dañinos, enfermedades   y también proteger las semillas en almacén. Un gran número de especies de plantas presentan principios activos como insecticidas, acaricidas, nematicidas y fungicidas que pueden ser convenientemente empleadas por campesinos y productores en sus fincas.

2.3-Control biológico de plagas mediante microorganismos  entomófagos y parasitoides. 

Control biológico de plagas mediante microorganismos entomófagos y parasitoides.

La riqueza de la entomofauna beneficiosa, permite hacer  un uso selectivo y racional de varias especies de entomófagos y parasitoides, que son importantes organismos biorreguladores de insectos que constituyen plagas en los cultivos económicos. La cría y reproducción masiva de forma artesanal de estas especies permite su liberación en campo y por consiguiente una regulación de insectos plagas por debajo del umbral de daños en los cultivos.

2.4- Bioplaguicidas de origen microbiano (Entomopatógenos)

Bioplaguicidas de origen microbiano (Entomopatógenos)

En la producción agrícola, incluyendo la orgánica, se utilizan productos biológicos obtenidos de forma artesanal, semindustrial e industrial para el control de numerosas plagas y enfermedades en el marco de un Manejo Ecológico de Plagas donde se usan biopreparados que se encuentran al alcance de los productores y en sus dosis adecuadas para sus cultivos. Por su uso práctico para el control de una amplia gama de insectos y ácaros, que constituyen plagas importantes de los cultivos económicos, Bacillus thuringiensis aparece como una de las alternativas principales de bioinsecticidas. Por otra parte, el uso de los hongos entomopatógenos Beauveria, Metarhizium, Verticillium y Paecilomyces, aparecen como importantes alternativas para combatir otros grupos de especies de insectos dañinos. De igual forma, también se ha demostrado mediante su uso práctico en la producción de cultivos, la conveniencia de emplear los hongos antagonistas Trichoderma viride, Trichoderma harzianum y Bacillus subtilis para el control de las enfermedades causadas por Phytophtora, Rhizoctonia y otras.

2.5- Creación de reservorios de la fauna auxiliar en la flora

Creación de reservorios de la fauna auxiliar en la flora

Las plantas que rodean las huertas y fincas tienen una gran importancia en el manejo de plagas, debido a que estas se encuentran ubicadas en lugares donde la flora no está muy diversificada.  A pesar de que ambos sistemas de producción constituyen poli cultivos, este factor contribuye a desorientar las plagas, pero también a sus enemigos naturales. Estas plantas pueden tener varias vías de utilización entre las que se encuentran, aprovechar su efecto repelente, insecticida, atrayentes de controles biológicos o como alimento y refugio para los mismos. Las plantas repelentes son aquellas que liberan sustancias químicas al medio que sirven para desorientar a los insectos en su búsqueda del hospedero. Las plantas con efecto insecticida poseen sustancias químicas que ocasionan la muerte de los insectos o actúan impidiendo o limitando su desarrollo. Las plantas adherentes, ejercen la función de adherir el producto a las hojas, y las dispersantes disminuyen la tensión superficial del líquido para realizar un mojado total de la hoja. Las atrayentes de los controles biológicos son las plantas con flores y las plantas barreras son el grupo plantas que impiden el vuelo de los insectos hacia el cultivo.